miércoles, 16 de diciembre de 2009

Mañana, jueves 17 de noviembre estaré en Mar del Plata...


Azulpluma Ediciones y Sibelius Música & Libros los invitan a la presentación de Nicolás Domínguez Bedini, quien leerá poemas de Decirte al oído y textos inéditos.

Los esperamos el jueves 17 de diciembre a las 18 hs. en Sibelius, Güemes 3381, Mar del Plata.

Nicolás Domínguez Bedini nació en la ciudad de Buenos Aires el 13 de septiembre de 1973. Trabaja como disc-jockey en fiestas sociales y como sonidista. Decirte al oído es el nombre de su primer libro, publicado a mediados de 2007 por El Monte Análogo Ediciones. Actualmente vive en Muñiz. http://nicolasdominguezbedini.blogspot.com/

Notas relacionadas:

Reportaje en La Nación

Post en Sibelius

En Las elecciones afectivas

En Revista Huacha


Contratapa de Decirte al oído

Casi todos los poemas que componen este libro apelan, en mayor o menor medida, a la simpatía del lector. Se preocupan por él, lo tratan con una infinita amabilidad. Lo seducen. No tanto para convencerlo de la veracidad de sus historias, como para no perder su atención. Contándole -si fuera necesario- los avatares de su propia vida, común y pródiga al mismo tiempo, encarnada en la figura del poeta.

Con aparente realismo, Domínguez Bedini se toma el trabajo de registrarlo todo a su alrededor, como si el mundo físico, al margen del lenguaje, no existiera o fuera a desvanecerse; dando a entender que la experiencia de lo real -por definición- es el más lejano y caprichoso de los acontecimientos.

Antena que se bifurca y capta las disonancias y acoples de una época en particular, Decirte al oído nos permite, con una fidelidad abrumadora, escuchar el zumbido de nuestra propia voz. Como si el poeta (que además es DJ) apoyara la púa de su afilado tocadiscos sobre esa canción que por lo general no escuchamos, o escuchamos a medias. No importa dónde. En los reductos más top, o en las bizarras fiestas de casamiento y los "cumpleaños de 15"; entre el prosaísmo más exacerbado y la pulsión lírica. En cualquier caso, recuperando para la poesía un sentido vital que las últimas vanguardias habían reducido a un campo de pura experimentación.

Osvaldo Bossi

martes, 15 de diciembre de 2009

A 25 días del último posteo: ¿cómo reportear de corrido tantas notificaciones pendientes?


Tengo una hora y media antes que llegue un flete a buscarme. Me espera un montaje de equipos en una noche de lavoro que promete ser larga. El jueves tendré una lectura en Mar del Plata pero confío tener tiempo para poder actualizar de ahora en más este blog de notificaciones y demases. Antes intentaré en este posteo de martes que se termina, meter un racconto comprimido de posteos que nunca fueron y pesan en mi columna DEBE del rígido disco de mi testaruda testa todavía sin rastros de calvicie. Se me ocurre en este momento separarlos en tres puntos suspensivos a cada uno de los post pendientes. Allá voy! Bienvenidos! Extrañaba quedarme un rato por aquí. Nicolás
...

El lunes 2 de noviembre arrancamos muy temprano con la recta final del "tour school 09". El docente, músico y artista Federico Durand, me llevó como invitado especial a otra de las escuelas donde ejerce la docencia de Letras, en esta ocasión: La Escuela Integral Jorge Luis Borges de San Miguel. Ni bien entramos fui presentado a una de las autoridades, quién me dió la bienvenida muy amablemente y me pidió que le hiciera llegar sus saludos a mi mamá, dado que habían sido compañeros de trabajo en la ENET Número 1 de José. C. Paz. Subí las escaleras rumbo al aula de 3er año polimodal, dónde iría a leer mis poemas y hablar un poco de poesía, paladeando la palabra ENET que hacía añares que no escuchaba. Tal vez no fue una manera muy ortodoxa para dirigirse a un ávido alumnado un lunes muy temprano por la mañana, pero tras los saludos y las presentaciones de rigor arranqué diciendo algo más o menos así, antes de empezar a leer en voz alta y que se diera comienzo al ping-pong de preguntas y respuestas:




Acaban de darme la bienvenida y mientras subía las escaleras evocaba una palabra, varios lugares y un montón de situaciones. Mi mamá era regente de una escuela técnica doble turno. Me encantaba acompañarla al turno de la noche. Pasar horas entre la portería, la biblioteca, la sala de profesores, los talleres y los patios desiertos porque los alumnos estaban en clase. Me acuerdo del plantel de Secretaría muy nitidamente. De las señoras Nilda, María Lastenia y Amelia de Nadeo. No sólo me regalaban caramelos y me invitaban gaseosas del kiosco, una vez me regalaron un cassette de Almendra y el Tug of war recién aparecido en disquerías del McCartney solista. Ellas tenían mucha camaradería, me daban charla y me hacían divertir. El portero era un señor alemán que conocía Hamburgo al dedillo y que tal vez se cruzó con los Beatles y el contingente de jóvenes existencialistas que merodeaba Klauss Voorman en la zona portuaria. Yo llevaba encima de acá para allá el libro ¡Gritad! de Philip Norman, antes que fuera editado en castellano y que no lograba hacer que mi mamá -profesora de inglés- me tradujera por partes pese a mi insistencia. Una noche de paro de transporte, con una ENET desierta, le mostré las fotos de Astrid y Stu al señor portero teutón, que me dijo categórico en la puerta de uno de los talleres de electricidad en penumbras: ¡a paladas niño Felipe había jóvenes así en la Reeperbahn! Hubo una seguidilla de años en la ENET dónde mi mamá debía acompañar las excursiones de las distintas divisiones al Congreso, a la Casa Rosada, a la Rural. Los días de la primavera debía supervisarlos cómo máxima autoridad. Lugares como Puerta de Hierro, el Club El Porvenir de José. C.Paz y el IOSE quedaron grabados en mi memoria por la melancolía de la tarde cuando empezaba a caer, fundamentalmente porque los fogones no ayudaban con las canciones elegidas por el alumnado. Me ponía triste todo el cancionero de Sui Géneris repasado de punta a punta o las canciones de Vox Dei. No así, cuando alguno se animaba tibiamente a un "Yo no quiero volverme tán loco" o Susy Cadillac pero eran los menos. Hubo un sexto año que rompió todos los moldes, querían viajar a Bariloche organizando un par de recitales para recaudar fondos. Yo estaba en la biblioteca de la ENET hojeando libros de historia para una tarea de la escuela, cuando entró mi mamá y me dijo: Los chicos quieren organizar un recital, quieren traer a Soda Stereo, ¿son conocidos? Me quedé boquiabierto, recuerdo. Pensé que había escuchado mal. Soda Stereo tenía editado el primer disco y en la Rock & Pop empezaban a pasar la canción Nada Personal como corte de difusión del segundo disco que aún faltaba para salir (Yo los conocía por un novio que tuvo durante un tiempo una tía mía. Aquel muchacho una tarde me regaló el cassete de Soda y me dijo algo así como: Está muy bien que escuches lo que escucha tu tía: Neil Diamond, Badfinger, Yes, Cat Stevens, Andi Gibb, León Gieco, Uña Ramos, etc pero a partir de ahora escucharemos también esto...). Los contrataron nomás. Soda Stereo tocó el disco íntegro en el mismo orden y cerró con Estoy Azulado y Nada Personal. Había un teclado a un costado pero no recuerdo quién lo tocaba (no era el Zorrito Von Quintiero). Fue en el Gimnasio 2 del Club San Miguel, donde funcionaba la boîte Zero. Antes del recital, encontramos a los Soda comiendo en Tío Pablo, mi mamá se presentó como la Regente de la ENET y les entregó un adelanto del dinero por el show. Yo tenía 11 años. A Cerati lo crucé varias veces más por la zona porque tenía una novia en Bella Vista que iba al colegio Santa Ethnea. Poco tiempo después, una maestra que se llamaba María Adela me llamó la atención en clase por una oración que yo había escrito: Mi novia tiene bíceps. La maestra nos explicó a toda el aula que todos los humanos tenemos bíceps y que era absurda la oración. Yo le expliqué que era el título de una canción de Soda Stereo, volviéndo más enrarecido el llamado de atención que estaba recibiendo con el pizarrón a mis espaldas. Roberto Galán tuvo una novia en San Miguel pero ella no se quiso casar con él (¿De ahí su célebre programa?) y Silvio Soldán una novia en Muñiz. De Soldán 2 máximas televisivas que le oí al aire en lo de Susana: "Estoy estudiando para sacar chapa de poeta y que me reconozcan creativo" y "Muñiz no es lo mismo que San Miguel, lo digo con conocimiento de causa"... Me fui por las ramas, aquí y allá, disculpen, volveré en breve con aquel inolvidable lunes pero a continuación es el momento de algunas fotos tomadas aquella mañana (insisto inolvidable) en el aula donde cerré mi lectura al oído con Ata una cinta amarilla a un viejo roble:



Los chicos borgianos de 3ero polimodal turno mañana festejaron su egreso hace un par de domingos, no pude concurrir a la fiesta, tenías unos trabajos de sonidos. Supe que fragmentos de poemas míos encabezaron algunos decorados en carteles. ¡Gracias, grandes saludos y mucha suerte en la carrera de la vida que recién empiezan!
...

Cerca de la localidad de Los Polvorines, más precisamente en Pablo Nogués o lindando Los Polvorines con Pablo Nogués, al lunes siguiente, el 9 de noviembre, estuve en el Colegio Jesús María, dónde el Profesor Durand tiene a su cargo las dos divisiones de 3er año de la escuela secundaria. La Madre Claudia muy carismática y positiva - a la hora del recreo me trajo unas empanadas y una gaseosa- me dijo al despedirnos que me esperaba los próximos años venideros. Los chicos de 3ero serán los primeros egresados del Colegio, así que nos volveremos a ver el próximo año 2010 -inminente por cierto-, 2011 y los que sigan. En posteos futuros fotos - que debo descargar de mi celular- y racconto más profundo y detallista de otro lunes que atesoraré por siempre!
...


El jueves 19 de noviembre me encontró nuevamente de invitado en la UNGS, en el cierre del taller que dicta Carlos Alonso, donde tocó con UNO X UNO. Improvisé sobre los ferrocarriles, sobre los trenes que no había que perder y sobre los trenes a los que hay que subirse; improvisé sobre los edificios torres en construcción; improvisé sobre la vida misma, sobre una vecina llamada Luisita e improvisé sobre una pileta de natación y un convento. Estrené algunos poemas también. Fue otra jam uxu intensa.

...

Llegué a la poeta uruguaya Selva Casal por insistencia de mi hermana pequeña Petite Lu de que la leyera urgente e imperiosamente. En sus intrépidas búsquedas por librerías de usados mientras va armando su biblioteca y cancionero propio, Petite Lu dió con los poemarios de Selva "Vivir es peligroso" y "El infierno es una casa azul y otros poemas", ambos editados en su momento por Libros de Tierra Firme. El 2010 encontrará a mi hermana pequeña fogueando sus frescas canciones pero aquel sábado 21 de noviembre, en La Lupa, leí "Pildoras para todo en este fin fin de siglo", arduo & fuckin´poema que funciona como telón de cierre para el voluminoso"El infierno es una casa azul y otros poemas". "Pildoras...", era el poema que habíamos elegido con Tomás Nochteff y Carmen Burguess (Mueran Humanos) para cerrar la emisión de El Monte Análogo dónde ellos estuvieron tocando como invitados especiales. Cómo nos estábamos excediendo en el aire finalmente quedó pendiente la lectura de "Pildoras..." para otra oportunidad o segunda parte del programa pero como el programa de radio abruptamente dejó de salir al aire y Tomás y Carmen regresaron a Berlín donde residen, me había quedado con las ganas de leerlo en voz alta y con público presente, y cómo ese 21 de noviembre me habían llegado noticias de ellos - que empezaban la recta final de la grabación de su disco, iniciada en Barcelona-, me dí el gusto en La Lupa como invitado de UXU de leerlo completo y tender una línea directa Muñiz-Berlín sin escalas.

Pildoras para todo en este fin de siglo (Selva Casal)

Pildoras para todo en este fin de siglo
qué podemos temer?
estoy sola es de madrugada
y este cuarto es el universo
una multitud de pájaros y de hombres me llama
estar sola es mi verdadero oficio
no puedo estar en ningún lugar no me molesten
no me pidan que sea sensata
si mis nervios me matan que me maten
con que ropaje me han disfrazado
cuánta jurisprudencia
eso era sólo una máscara
nunca pude explicarles que yo amaba no saber
que yo simplemente amaba
no había muertes
no había días
descendíamos del reloj
sin que nadie lo notara
tanto amor me fue dado que atravesé las guerras ilesa
pude conjurar los demonios
¿dónde están las tijeras?
si atravieso la casa a oscuras llegaré
corro tomo las tijeras
vuelvo donde mi madre
el demonio no me alcanzó
todavía no hay píldoras contra los demonios
ni contra las guerras
no hay razones para los siglos
sin haber viajado todo lo conozco
yo que quería disolverme desaparecer
que una vez fui de aire tuve el cuerpo de arena
sigo viviendo vivo
soy un lugar atravesando de rayos una tormenta
amo la inminencia de tormentas
no sé quién soy no existo
no se engañen más
hay píldoras para todo en este fin de siglo
pueden vivir tranquilos
los hijos de los hijos de mis hijos
tendrán una vida normal
normal
nadie se me parecerá
nadie irá a la deriva como yo
ni será tan inútil
cómo para quedarse horas
mirando el jardín sin hacer nada
¿dónde están mis amigos?
acaso sólo eran los árboles
la vieja casa que habité
los que golpeaban de noche sobre mi pecho
con forma de gatos gigantescos
el túnel desde el que vi en un sueño
a Cristo de perfil que se alejaba
las flores que miraba antes de dormir
en el papel de la pared del cuarto
vuelta hacia el lado derecho
para no comprimir el corazón
donde tanta esperanza padecía
donde pugnaban por vivir mil rostros
campesinos volcánicos
de un árbol genealógico hecho de estrellas y de barro
aún escucho sus voces
gritando vive
levántate sobre los niños abortados y vive
todo eso sucedió cuando golpeaban los fantasmas
cuando todo era
como encontrarse en una esquina y de repente
con un crepúsculo azul
con un cadáver que mucho hemos amado
ése que fulguraba en la noche como un sol
que derramaba estrellas a diestra y a siniestra
ése que determinaba la hora de dormir
cuando dormir era como morirse
por qué este recuerdo
por qué todo lo aplacé y lo olvidé
no lo hice y lo olvidé
mi vida
fue un disparate
todo es un disparate
no hay píldoras para el desencuentro total
que es amar y vivir.

...

Tocaron el timbre, acaba de llegar el flete, hasta mañana!
Continuará...
N.