sábado, 20 de mayo de 2017

El final del poema, ensayo de Wálter Cassara que salió publicado originariamente en el número 21 -primavera 2010- de la revista Otra Parte y posteriormente en su libro de ensayos y crítica literaria "El oído del poema" publicado por Editorial Bajo La Luna en 2011:



El final del poema*

Quisiera empezar esta nota con un salto hacia el pasado. Crecí en un modesto barrio del oeste bonaerense, cuya fisonomía social y cultural había sido mayoritariamente trazada por italianos y españoles, y se mantenía igual, allá por el pleistoceno de los años setenta y ochenta. Había una sola línea de colectivos que pasaba con una frecuencia muy reducida, una sola escuela a la que íbamos todos los chicos, una única casa de dos pisos a la que llamábamos mansión, y había (era lo más exótico que teníamos) una tintorería atendida por un viejo y misterioso japonés que nunca levantaba la vista de su prensa de vapor, y que manipulaba la ropa con sumo cuidado, como si se tratara de personas enfermas.
Existía, además, el almacén del gallego Simón, adonde yo solía ir a hacer los mandados todas las mañanas con una pequeña libreta negra en la cual se iban apuntando los gastos de la familia. Recuerdo que allí, en contraste con lo que ocurría dentro del microclima hermético de la tintorería, la gente conversaba mucho mientras esperaba su turno. Las mujeres, sobre todo, hablaban demasiado y de cualquier cosa, saltando de un tema a otro con una agilidad sorprendente que a mí —que siempre fui muy torpe con las palabras— me fascinaba. Pero me resultaba casi imposible seguirlas.
Aquellas mujeres, que podían intercambiar consejos sobre cocina y tejidos, del mismo modo que podían comentar los chismes del barrio, encaramarse a un relato sentimental o dejar caer de pronto un tajante veredicto ético mientras sostenían una botella de aceite en la mano; aquellas mujeres —como bien lo sabía Puig— no sólo eran verdaderas maestras en el uso del estilo indirecto libre, sino que también mostraban un ingenio verbal y (¿por qué no decirlo?) un alto grado de honestidad filosófica que las conversaciones masculinas —por lo general estancadas en tres o cuatro tópicos obligatorios— retaceaban en pos de un supuesto sentido común.
Lo que ocurría en el almacén se reproducía, en una escala menor, en el interior de mi casa, donde mi abuela y mis tías se pasaban tardes enteras charlando en la cocina mientras tomaban mate y devanaban un ovillo de lana en un carrete de madera. Me acuerdo del sonido del carrete girando una y otra vez; me acuerdo de sus voces que también giraban al unísono, hilvanando los temas más insólitos, hasta que empezaba a caer la noche y el volumen de las conversaciones decrecía poco a poco, para luego disiparse por completo en la oscuridad. Del mismo modo, a veces, cuando ya no quedaban más temas, mi abuela se ponía a recitar o a cantar. Tenía una voz exquisita, muy afinada, pero su repertorio era un poco básico: canciones infantiles al estilo de Sobre el puente de Aviñón, Mambrú o La farolera, aunque también podía despacharse con alguna pieza más sofisticada, como un tango o una zamba. Me vienen ahora a la mente unos versos que durante mucho tiempo archivé en mi memoria dentro del trillado repertorio de rondas y canciones de cuna infantiles, pero que luego supe que pertenecían a un poema de Juan Ramón Jiménez. El poema, que mi abuela solía recitar con una impostada entonación andaluza, empieza así: “Verde verderol/ endulza la puesta de sol./ Palacio de encanto/ el pinar tardío,/ arrulla con llanto/ la huída del río./ Allí el nido umbrío/ tiene el verderol:/ Verde verderol,/ endulza la puesta de sol”.
Aun sin saber que el misterioso y superlativo verderol del estribillo se refería a un humilde pájaro silvestre (carduelis chloris) tan común en Europa como el jilguero o el gorrión, e ignorando, por supuesto, que esos versos pertenecían a uno de los más grandes poetas de la península ibérica, ellos quedaron arrumbados en algún baúl secreto de mi infancia, hasta que un día revolviendo en las bateas de una librería de usados volví a encontrarlos, y fue algo así como volver a tropezar con un viejo y querido juguete, o con una foto entrañable rescatada de la basura.
¿Dónde empieza y dónde termina un poema? ¿Cuánto puede durar en la memoria de un hombre? ¿Cómo llegaron aquellas líneas, escritas en tan prístino español, a alojarse en la cabeza de mi abuela —descendiente de una familia de napolitanos—, y luego pasaron a anidar en otra cabeza —la mía— ya invadida totalmente por televisores Hitachi, pantalones nevados, la música de Michael Jackson y los videogames?
Mi abuela casi no sabía leer ni escribir. No obstante, como muchas personas de baja instrucción nacidas a principios del siglo pasado, tenía un oído prodigioso para la poesía y una fluida inventiva verbal. De todas maneras, nunca se le hubiese ocurrido escribir un poema; quizás simplemente los versos formaban parte de ella, eran átomos de su ser; quizás sólo los había guardado en su memoria durante mucho tiempo, como otras personas recuerdan números de teléfono obsoletos.
Mencioné antes aquellos versos de Juan Ramón que mi abuela recitaba delante de su máquina de coser cuando se quedaba sola, con la mente en blanco. También hubiese podido recordar alguna estrofa de Muchacha ojos de papel o La balsa en la voz desafinada de Limbo, el juglar del barrio, que solía reunirse todas las tardes con los muchachos en el kiosco de la esquina a tomar una cerveza y a desgranar en su guitarra criolla, los temas clásicos del cancionero suburbano.
Visto a través del prisma de estos casi treinta años de distancia, Limbo no era un intérprete muy dotado, más bien todo lo contrario. Sin embargo, tenía ese entusiasmo cautivante del aficionado que a veces puede conmover al auditorio mucho más que un artista profesional. Eso sumado a su look ramonero (flequillo hasta la nariz, campera de cuero y zapatillas Converse, toda una novedad para la época) hacía que uno pasara por alto sus gorgoritos espantosos y sus nulas habilidades con las seis cuerdas.
En todo caso, para mí representaba el principio en el que se sostenía, no una moda, el buen o mal gusto de una época, sino una manera de pensar y de sentir el mundo. Y lo trillado de aquellas canciones de la esquina que todavía hoy se proyectan en mi recuerdo como quebradas volutas de humo, se revierte sobre sí mismo para convertirse en un continuum perfecto que se ajusta, con la precisión de un compás de cuatro por cuatro, a mi propio devenir borroso en el tiempo. Creo que uno empieza a escribir justamente por eso; por las grandes lagunas amnésicas que rodean las distintas capas de su existencia; por no poder saberse par coeur tres o cuatro poemas perfectos, y porque uno, en el mejor de los casos, es un juglar de barrio fracasado.
La palabra verso viene del latín versus, cuyo significado remite a giro, cambio de dirección, ir hacia adelante o hacia atrás. De alguna manera, evoca el movimiento de un arado roturando la tierra, y también ¿por qué no?, las huellas que dejan unos patinadores sobre una pista de hielo, y asimismo el canal pronunciado que divide los dos hemisferios cerebrales, o los trazos de una melodía crujiendo entre los surcos de un disco de vinilo...
Quizás un poema, más allá de su última línea impuesta, no tiene —no puede tener— conceptualmente un final; a lo mejor, tan solo se termina, del mismo modo que un camino puede desembocar de pronto en un barranco. Entonces, en lugar del final de un poema, acaso sería mejor hablar de una caída o de un fading de la voz, una distensión en el ritmo de las frases, un descenso enunciativo que al llegar al borde del último verso, debería idealmente hacernos retroceder y devolvernos al comienzo. Y no porque su lectura involucre un proceso circular o porque hayamos alcanzado un clímax o una epifanía, sino tan sólo porque hemos sido llevados de las narices hasta allí por la misma fuerza cohesiva del ritmo, y porque dicha fuerza está perfectamente equilibrada, de manera que en ninguna parte resulta más débil o más fuerte de lo que debería ser.
Si algo falla en ese delicado mecanismo, si alguna línea o palabra cae por fuera del campo magnético, el oído es el primero en advertirlo y reencauzarlo intuitivamente, ya que bien pensado, en poesía, mucho más que de escribir, se trata de escuchar. Y es sólo el oído quien dicta el tono, la longitud exacta, la dirección semántica y, por lo tanto, también el final del texto. Y no se trata del oído musical (¿qué diablos querrá decir eso?) ni del oído estrictamente fisiológico, sino más bien de una forma de audición intermedia entre ambos, donde el tímpano funciona como un radar ultrasensible, ubicado estratégicamente en el centro de ese laberinto opaco que es el lenguaje; un radar o una antena de altísima precisión acústica que capta, de pronto, un sonido viscoso, una nota cualquiera, un golpecito inarticulado que nos hace (como un perro que oye un silbato) parar las orejas y localizar la primera línea: ese primer verso dado o robado que corta con el ruido blanco que se agita dentro de cada uno, y pone a la voz, por fin, en el camino de su elocución.
Creo que uno de los poetas que más trabaja con el oído en la actualidad se llama Nicolás Domínguez Bedini. Paradójicamente, padece una hipoacusia bilateral congénita y es disc-jockey de profesión. En el poema que da título a su libro Decirte al oído, él mismo se presenta así: “Soy el Dj sordo/ que hace bailar a las suegras en los casamientos// ¿No es maravilloso?”
Pero, además de poeta, Bedini es un excelente performer: hay que verlo parado sobre el escenario, vestido ocasionalmente con su ropa de fajina (camisa blanca, saco gris y corbata azul marino, al estilo de los viejos pinchadiscos de barrio), recitando sus poemas enganchados, con la única compañía de un micrófono y un fajo de papeles, casi como un solitario comediante stand-up, para advertir que la risa que parece postular este brevísimo texto, tiene como verdadero corolario un doblez hiriente.
No le hace falta descender a la tierra de los muertos ni taparse con cera los oídos o encadenarse al mástil de un barco: a semejanza del Ulises del relato de Kafka, el personaje que habla en los poemas de Bedini sabe muy bien que las sirenas tienen un arma de seducción más terrible que el canto: el silencio. Detrás de ese remate irónico (“¿No es maravilloso?”), la interrogación suspendida da paso, de pronto, al silencio de lo real que envuelve como una ventisca helada nuestros pabellones auditivos. Una parte de la reverberación lúdica de esta frase parece como si quedara rebotando sobre nuestra cabeza y quisiera volver hacia la fuente de la que procede, y la otra parece romperse en un grito arrebatado o en el áspero silbido de un acople que pone en primer plano la sordera, la propia y la de los otros, como un testimonio de la enajenación o cosificación del lenguaje en tanto herramienta perceptiva de la realidad.
W. H. Auden dijo alguna vez que todas las canciones de Apolo no eran más que felices impromptus en la mandolina de un amateur. Para Bedini, el aire parece estar hecho de música, una música naif y repentina que puede brotar en los lugares más impensados: una panadería, un supermercado o un lavadero de ropa, como pequeñas epifanías cheeverianas que nos embisten de pronto y casi nos obligan a arrodillarnos, encender una vela y ponernos a rezar frente a la góndola de los perfumes o de los embutidos, como si estuviéramos dentro de la catedral de Notre Dame.
En un libro aún inédito, Sueño con lavadoras, la poesía de Bedini resume el canon de la canción pop perfecta, en el aura de una vieja marca de galletitas (Manon) cuyo sólo sonido evoca la ternura de una infancia acunada por puras fantasías acústicas, bucólicos jingles publicitarios o fragmentos de un kitsch onírico: “No me quise despertar/ estaba soñando con una canción pop perfecta/ y con la Reina del Emporio de las Galletitas.// Incluso, el estribillo de la canción/ repetía incesante la palabra Manon/ cada tanto.// Y en la abarrotada sala de conciertos/ todo el mundo tarareaba Manon, Manon…/ y sonreía con dulzura”.
Adhiero a la teoría de Valéry que dice que “un poema no existe más que en el momento de su dicción”, y sólo puede ser aprehendido plenamente cuando está “en acto”. Y el desarrollo material de este acto no se parece a ninguna otra cosa: no se puede segmentar en capítulos como una novela, ni en planos como una película, ni siquiera se puede dividir en sustantivos y adjetivos o en sílabas y acentos.
Sin embargo cabe preguntarse ¿en virtud de qué atributos extraordinarios un poema no puede reducirse, como cualquier otra disciplina artística o género literario, a un juego convencional de normas y procedimientos, entre los cuales se incluiría, por supuesto, la idea básica de que puede tener un comienzo y un final? Si hasta la danza —que para Valéry representaba la condición poética por excelencia—, puede ser vista como una mera sucesión de figuras retóricas ensambladas en un espacio-tiempo determinado ¿por qué el poema, que trabaja con un material mucho más cotidiano como son las palabras, no admitiría un régimen analítico similar? Creo que la clave estaría en pensar el poema —como de hecho lo hace el autor de Eupalinos—, no en los términos estrictos de la danza, sino en los de un “andar en cadencia”, un movimiento coordinado del cuerpo y el intelecto, un trajinar entre el sonido y el sentido cuyo corolario inmediato puede llevar o no a la escritura, pero cuya finalidad última es “crear un estado, un tiempo y una medida del tiempo que no pueda distinguirse de su forma de duración”.




* Texto publicado en el Nº 21 de Otra parte (Revista de artes y letras), Buenos Aires, 2010.
























viernes, 28 de abril de 2017

Imperdible noche de "St. Elmo´s Fire" con shows de Valle de Muñecas y Las Panteras Negras...


https://www.facebook.com/events/436408143363014/


https://www.facebook.com/events/436408143363014/


HOY viernes 28 de Abril de 2017 a las 19 hs (puntual) habrá degustación sonora de Industria Tropical Showcase con Kristallo, Bloque del Sur y hhhNihhh en Casa Nacional del Bicentenario, Riobamba 985, CABA...



lunes, 17 de abril de 2017

"Radio actividad actividad radial" esta noche en el programa Calor/Frío que conduce el periodista Fernando Chatarra Fauszleger y que se emite por Radio LED todos los lunes a partir de las 23hs. ¡Muy feliz lunes, mejor semana nueva, "grandes saludos de oro y de otros metales preciosos" & todos bienvenidos siempre a escuchar con la piel también :)! FNDB


                                                     http://radioledonline.com/


                                                        http://radioledonline.com/


Para ir agendando: viene llegando el estreno del film "Más allá de Valle de Muñecas" el próximo sábado 22 de abril a las 23hs en el BAFICI...














https://www.facebook.com/events/806308252860046/


MAS ALLA DE VALLE DE MUÑECAS

Concert film sobre la presentación en vivo del disco El final de las primaveras
Un relato íntimo acerca del proceso de grabación y composición y de la rigurosa búsqueda del sonido propio de Valle de Muñecas.

Mariano Manza Esaín fue una de las figuras que renovaron el rock independiente argentino durante la década del 90. De la mano de bandas como Martes Menta y Menos que Cero, supo marcar el terreno para los nuevos artistas que estaban emergiendo en la escena. Con Valle de Muñecas recorre el camino en esta última década, en la que continúa en la búsqueda de la canción perfecta. Manza y los suyos se dedican a explorar las sutilezas de la canción, y de eso trata la película de Emiliano Cativa. Este film íntimo y detallista se mete en el corazón de una banda que no sabe quedarse quieta. La cámara –o, mejor dicho, las cámaras, que van del digital al Super 8– nos lleva a ser testigos privilegiados de cada uno de sus momentos, desde la composición hasta el encierro de los ensayos y, sobre todo, de la energía y la pulsión de los shows en vivo. 
Nahuel Ugazio

Funciones BAFICI:









sábado, 15 de abril de 2017

lunes, 10 de abril de 2017

En Hashtags, la secciòn que se encuentra en la última pàgina del No, Suplemento Joven de Página 12 mencionaron el pasado jueves 6 de abril mi taller de lecturas ¡VAM! que arranca finalmente este jueves 13 en Formosa Galerìa...

















































¡Muchas VAM gracias Suple No! :)
FNDB

¡ V A M !
Comienza...
VUELTA AL MUNDO 
una indagación en las poéticas del siglo XX
a cargo de Nicolás Domínguez Bedini


El curso propone un breve acercamiento a la poesía que se escribió durante el pasado siglo.
En principio estará dedicado a poéticas de otras lenguas, y se trabajará sobre textos
traducidos, previamente seleccionados.
El objetivo del taller es generar un espacio de lectura, análisis y discusión donde
ahondar en poéticas diversas, y sugerir autores innovadores que, en general,
son poco conocidos en nuestro país.
Mediante la apropiación de los materiales, perspectivas de interpretación que
permitan poner en contacto esas poéticas de otros contextos culturales
con la experiencia de un lector de aquí y ahora.


JUEVES DE 7 A 9 PM
Comienza el jueves 13 de Abril y finaliza el jueves 22 de Junio.
Cupos limitados.
Consultas e inscripciones: mensaje.formosa@gmail.com


NICOLÁS DOMÍNGUEZ BEDINI
Nicolás Domínguez Bedini (Buenos Aires, 1973) es poeta, narrador y performer.. Desde muy temprana
edad su fascinación por la música y la lectura lo llevaron a ser DJ de fiestas sociales -oficio que aún ejerce-, tener un programa de radio online -El Monte Análogo- de improvisación poética y música en vivo, escribir letras de canciones pop-rock para músicos amigos y convertirse en vocalista de PAAR, banda que cruza literatura, música, y visuales formada en 2011. Símbolo de fósforo (La Trompetilla
Acústica Ediciones, 2013) es su primer cd.
Es autor del poemario Decirte al oído (El Monte Análogo Ediciones, 2007) y de Sueño con lavadoras
& otros poemas (Editorial Bajo La Luna, 2013). Médanos de oro se titula su primera novela publicada recientemente por Editorial Bajo La Luna. Dicta los talleres de lecturas ¡VAM! Vuelta al mundo: una indagación en las poéticas del Siglo XX: La poesía en el rock y Vínculos: poesía y plástica. Además, participó
en los films independientes La energía directamente, Escuchar a Dios y Sinuosos & dorados
Médanos. Aún sigue administrando su añejo y arcaico blog:
www.nicolasdominguezbedini.blogspot.com

domingo, 9 de abril de 2017

Para ir agendando: próximo sábado 15 de abril en zona Sur del Gran Buenos Aires más precisamente en la localidad de Burzaco viene llegando la Gran Serenata Futurista Merz...



GRAN SERATA FUTURISTA ///////MERZ es un ciclo en casa da dá, casa elefante, con participantes como Vlüba, Estupendo, Emisor , Åmbar residente 
declamaciones Futuristas a cargo de NICOLAS DOMINGUEZ BEDINI+
Desfile DadÁ a cargo de MVB COLECCIÓN GENOMA

///champangne Elefante cítricos DADÁ DADÁ DADÁ
super underground a kilómetros del mainstream 🐦



https://www.facebook.com/events/325101901237602/



https://www.facebook.com/events/325101901237602/


Placer " Las Estrellas" (video clip)

HOY lluvioso domingo 9 de abril en la gran ciudad...
























https://www.facebook.com/FestivalCruza/











https://www.facebook.com/FestivalCruza/























...












https://www.facebook.com/events/208491369638599/

drones, delay, ritmo: 

:::Bloque del Sur + Kristallo:::
https://soundcloud.com/bloquedelsur
https://soundcloud.com/igualito

:::Joa Joys:::
https://jooa.bandcamp.com/

:::Pan del Indio + Subh:::
https://pandel.bandcamp.com/
https://subh.bandcamp.com/

:::Nonoise79:::
https://soundcloud.com/nonoise79

magias visuales y distorsiones perceptivas

:::Paula Montenegro:::
http://anapaulamontenegro.tumblr.com/














https://www.facebook.com/events/208491369638599/