sábado, 27 de febrero de 2010

No sé a que se debe la amnesia, pero nada es permanente. ¿Las lecturas las abrís con "Voices" de Russ Ballard?...

Hola Amigos! Tanto tiempo! ¿Qué tal arrancaron esta nueva década? Tenía un poco abandonado el blog. En vísperas de las últimas navidades, olvidé los números y pasos para levantar mensajes a mi teléfono de línea desde los cada vez menos teléfonos públicos y cada vez más locales con cabinas telefónicas cuando estoy fuera de mi casa, y olvidé mi contraseña de gmail, que me permitía ingresar aquí. Sinceramente, este caso puntual de amnesia y desmemoria con claves y contraseñas me inquietó un poco durante algunas horas de este verano, donde fueron aconteciendo algunos eventos donde participé y que tuve que saltearme de notificar. A raíz de un mail que me escribió A.R---viejo viejo amigo local---, dónde yo le contaba más o menos todo esto sobre el blog desactualizado desde mi correo Yahoo (que es el que uso habitualmente) y a su sorprendente respuesta (que titula este post), terminé recobrando esta mañana las palabras mágicas de la contraseña de gmail olvidada y hace instantes –de manera preventiva-, en una agenda muy vieja, las transcribí en la C, bajo la custodia y protección de la palabra Clavera.

Rebobinando sobre las pasadas vísperas navideñas, tuve ganas de postear un largo poema de mi autoría sobre la navidad (futuro post para las próximas navidades al filo del 2011, si Dios quiere), corregir una errata de fechas en un par de posteos anteriores ---que no iré a hacer, teniendo siempre presente alguna de las máximas que Gabriel Rud solía repetirme, en las épocas del Monte, a la hora de subir los post complementarios a los programas radiales: Un post es un post y no se retoca, se sube y punto. Pasa el post que sigue y así…---, subir las fotos pendientes del revitalizante recorrido de lecturas por escuelas, contar sobre mis trabajos de disc-jockey y sonidos realizados en esos meses álgidos de eventos y fundamentalmente, subir dos de los poemas que mas quiero entre tantos, pertenecientes a Eugenio Montale y Octavio Paz. Pensándolo bien, estos poemas podrían entrar a la parrilla de espera hasta los albores del post alusivo al próximo año nuevo o de años venideros (ya que no tienen ninguna fecha de vencimiento) pero tengo ganas de volver a releerlos con marzo en la orilla, de tipearlos verso por verso, y de compartirlos con todos ustedes aquí y ahora, en esta mañana del último sábado de febrero 010. Buena década y grandes saludos!
Nicolás

*
Eugenio Montale

Fin del ´68

He contemplado desde la luna, o casi,
el modesto planeta que contiene
filosofía, teología, política,
pornografía, literatura, ciencias
manifiestas o arcanas. Dentro está también el hombre,
y yo entre éstos. Y todo es muy extraño.

En pocas horas será noche y el año
acabará entre explosiones de espumantes
y de petardos. De bombas tal vez o algo peor,
pero no aquí donde yo estoy. Si alguien muere
no le importa a nadie con tal que sea
desconocido y lejano.

*
Octavio Paz

Primero de enero

Las puertas del año se abren,
como las del lenguaje,
hacia lo desconocido.
Anoche me dijiste:
mañana
habrá que trazar unos signos,
dibujar un paisaje, tejer una trama
sobre la doble página
del papel y del día.
Mañana habrá que inventar,
de nuevo,
la realidad de este mundo.

Ya tarde abrí los ojos.
Por el segundo de un segundo
sentí lo que el azteca,
acechando
desde el peñón del promontorio
por las rendijas de los horizontes
el incierto regreso del tiempo.

No, el año había regresado.
Llenaba todo el cuarto
y casi lo palpaban mis miradas.
El tiempo, sin nuestra ayuda,
había puesto,
en un orden idéntico al de ayer,
casas de la calle vacía,
nieve sobre las casas,
silencio sobre la nieve.

Tú estabas a mi lado,
aún dormida.
El día te había inventado
pero tú no aceptabas todavía
tu invención en este día.
Quizá tampoco la mía.
Tú estabas en otro día.

Estabas a mi lado
y yo te veía, como la nieve,
dormida entre las apariencias.
El tiempo, sin nuestra ayuda,
inventa casas, calles, árboles,
mujeres dormidas.

Cuando abras los ojos
caminaremos, de nuevo,
entre las horas y sus invenciones.
Caminaremos entre las apariencias,
daremos fe del tiempo y sus conjugaciones.
Abriremos acaso las puertas del día.
Entraremos entonces en lo desconocido.

Cambridge, Mass., a 1 de enero de 1975

5 comentarios:

  1. Qué bueno que retomaste el blog, Nico. Ya nos veremos, un abrazo! Andrés

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Andrés (A.R)! Otro abrazo! Recién acabo de pasar por la puerta del club Villa Tranquila de la calle San Lorenzo, en sintonía con Voices, recital de Torpes Amebas teloneando "Hornos para calentar mares". Mi recorrido siguió en zig-zag pasando por el otrora Salón Candelabros, donde en lugar de una mesa para montar la cabina nos dieron una puerta de un baño y dos caballetes tambaleantes! Ya nos veremos, claro que sí!
    Petite Lu! Realmente sí,es como vos lo exclamaste: lindo poema.Adelante con tus songs!

    ResponderEliminar
  3. Que bueno llegar aca!
    quería saludarte
    fué muy grato charlar con vos

    Natalia

    ResponderEliminar
  4. Jaja te hiciste el tour de la nostalgia! Te faltó ese salón de Villa Tesei, el que desde el lugar donde pinchabas hits no veías la fiesta, y eso no se le hace a un DJ.

    ResponderEliminar