lunes, 3 de septiembre de 2012

A un habitante del suburbio, un poema de Kikí Dimulá (Atenas, 1931) en versión de Nina Anghelidis y Carlos Spinedi:























A un habitante del suburbio

                                 Escultura del Cisne y Leda

La primavera primero llega a los suburbios
y tú tienes la suerte de ver primero
la victoria de los colores,
tal como la describe la campiña
y todas las especies de la tierra que desean florecer.
Como la necesidad de imaginarte huele a primavera
te imagino ya
acercándote lentamente a la ventana
y abriéndola lentamente
para tomar con lento respiro
el cambio esparcido sobre la tierra.
Te emociona el pesado y absoluto rojo,
logrado por las amapolas,
y con graciosos errores cuentas
las innumerables y blancas alitas de las manzanillas,
listas para una buena migración, mañana o pasado.

Y en el medio de la nobleza del mundo cambiante
más cambiante y más noble que todos, Zeus.
Transformado en cisne
conquista a Leda.
Y eso da una sacudida a la primavera,
una bendición a las metamorfosis.
El conjunto abre en ti
una entrada más honda que el significado
de los pistilos, estambres y pétalos.

Ojalá que fuera Zeus vecino mío
para transformarnos.
A mí, en la dama de Manet
entre las amapolas,
y a ti,
en el grito alegre
cuando me reconoces
bajo mi parasol de manzanillas.


De Kikí Dimulá 31 Poemas (1998. Buenos Aires: Nuevo Hacer Grupo Editor Latinoamericano. Colección Escritura de Hoy. Selección, introducción, notas y traducción de Nina Anghelidis y Carlos Spinedi.)




No hay comentarios:

Publicar un comentario